martes, 28 de octubre de 2008

Actuación heroica del avión IA-58 Pucara en el desarrollo del conflicto de Malvinas


El Pucará es el único avión producido por la Fábrica Militar de Aviones que entró en combate; es un biplaza de ataque y apoyo táctico de construcción enteramente metálica, y sus características generales son:
Envergadura 14,50 m; longitud 14,25 m; alto 5,36 m; superficie alar 30,30 m2; peso vacío 3.985 kg; peso máximo en despegue 6.625 kg; peso máximo en aterrizaje 5.800 kg; carga útil 2.640 kg; velocidad máxima a 3.000 m de altitud, 520 km/h; velocidad máxima de crucero 485 km/h; distancia de despegue 420 m; distancia de aterrizaje 230 m; alcance normal 1.400 km.
El armamento fijo está compuesto por cuatro ametralladoras FN Browning de 7,62 mm ubicadas a ambos lados del fuselaje y dos cañones HS 804 de 20 mm en la parte inferior del morro. Posee además tres pilones para transportar cargas externas por un peso total de 1.500 kg., pudiendo llevar bombas, coheteras o tanques de napalm.


Los Pucará del G3A llegaron el mismo día de la recuperación al aeropuerto de Puerto Argentino en escuadrilla, sus numerales eran: A-523, 529, 552 y 556. A partir de ese momento dicho aeropuerto se constituyó en la BAM Malvinas.
El Escuadrón Pucará, fue reforzado con ocho aviones más, lo cual llevó a doce el total de máquinas. También se comenzó a buscar pistas alternativas para poder desplegar al nombrado Escuadrón Pucará. El único lugar considerado apto para estas aeronaves fue un terreno ubicado en las cercanías de Puerto Darwin; ésta pista medía casi 1500 pies. A este lugar se lo denominó BAM Cóndor, quedando como una alternativa el uso de la BAN Calderón, que estaba en manos de la Armada, situada en la Isla de Borbon. A partir del 24 de Abril el Escuadrón Pucará Malvinas, comenzó a operar desde la BAM Cóndor, tarea que se intensificó hacia fines del mismo mes.
Con la presencia de los PAL británicos en la zona de exclusión comenzaron los ataques sistemáticos a la BAM Malvinas. A las 8:24 del 25 de abril, tres Sea Harriers del Escuadrón 800 del portaviones Hermes pasaron a gran velocidad y baja altura, lanzando bombas de racimo. Ese mismo día se realizaron vuelos de patrulla sin resultados. Fue allí donde el 15 de Mayo un golpe comando del 22° SAS destruyó once aviones, incluyendo seis Pucará. Los escasos Pucará en servicio fueron finalmente establecidos en la BAM Malvinas. Otros aviones llegaron del continente, precisamente desde Comodoro Rivadavia, donde eran pintados antes del cruce a las islas. Cuando las tropas británicas comenzaron el asedio a Puerto Darwin , los Pucará fueron utilizados de forma intensa durante todo el asedio; destruyendo sitios de avanzada de los británicos, puestos de observación y realizando ataques a tropas.


El 28 de mayo una sección de Pucará detectó, en las cercanías de Darwin, dos helicópteros Scout británicos. El A-537 del Teniente Giménez logró derribar a uno de ellos, mientras el otro Scout sufrió averías menores. El piloto argentino murió al estrellarse con su máquina contra unas elevaciones debido al mal tiempo. Con la caída de Darwin, los Pucará se establecieron definitivamente en la BAM Malvinas.
Con el asedio a Puerto Argentino los Pucará se vieron nuevamente activos, utilizando al máximo su material bélico como los cohetes de 68 mm. disparando a blancos señalados por la artillería argentina,
En el aspecto técnico el Pucará fue pensado para otra clase de conflictos. De todas maneras, demostró ser un avión resistente y confiable. Solamente tres fueron derribados por la acción del enemigo, siendo los demás capturados intactos o destruidos en tierra, de un total de veinticinco.


Fuentes: Area Material Córdoba. FAA.